Los debates sobre los libros electrónicos vs los tradicionales han sido siempre terrenos de guerra seguros.

Hace tiempo abrí una encuesta/discusión en un foro preguntando precisamente, que formato preferían.

En las primeras semanas, los resultados no mostraban gran diferencia y parecía un empate contundente. Aunque finalmente, cuando cerré la encuesta (pasado tal vez el mes) el ganador fue el formato del libro electrónico con un 57% de votos.

Sin embargo, la discusión continua aún después de cerrada la encuesta en donde obviamente hay defensores de ambos bandos.

¿Mi voto?, fue por el libro tradicional.

De antemano, se y aprecio todos los beneficios de los libros electrónicos. Uso una Nexus 7 (2013) como mi dispositivo de lectura default y Google Play Books como mi plataforma de hosting y consulta.

Google Play Books es maravilloso ya que me brinda una tienda bastante basta de títulos, y además me permite subir mis ebooks viejos para tenerlos disponibles de igual forma.

Puedo consultarlos desde mi tablet, mi teléfono y el laptop. Por si fuera poco, la aplicación de Google Play Books (En Android e iOS) permite configurar todo lo que necesito para mi lectura. Como cambiar el tamaño y tipo de letra, luminosidad (incluyendo modo nocturno) y demás cosas como lectura en voz alta bastante decente.

También he de decir que no tengo la experiencia completa de lectura con los e-books. Me reprochan mucho el no haber tocado alguna vez un dispositivo de tinta electrónico, y que me aseguran es una experiencia mucho mejor que una pantalla LCD en todos los aspectos. Por lo tanto, no tengo nada que decir a favor o en contra de estos dispositivos; pero si algo he de decir, es que estos tienen un extraño flasheo entre cambio de página que no me convence del todo para adoptarlos.

Sin bien pues, he dicho puntos a favor de los e-books, ¿Por que vote entonces por los tradicionales?

Lo mio se debe mas a cuestiones casi fetichistas. Amo la experiencia física que ofrecen los tradicionales.

Tocarlos

El tacto de los diferentes tipos de papel: blancos, amarillentos, mates, etc. Esto favorece incluso a la impresión misma que puedes notar también con las manos.

Olerlos

El olor de los libros difiere del material con que fueron fabricados. Olor a nuevo, de aquellos que son vírgenes al tacto, y que se guardan para ti. El olor a usados, por el que pasaron ya varias manos, a los que se les ha impregnado el olor a tabaco, o a café a quien sabe que más. El olor a viejo, de esos que se guardaron en una biblioteca y permanecieron ahí hasta que llegaste tu y los liberaste de su prisión.

Sentirlos

Que es toda la experiencia completa, desde tomarlos en tus manos, y llevartelos a donde sea. Ellos también viajan, también sufren, y experimenta parte de tus peripecias.

Así que, sí, fue contundente mi decisión.

Y aunque mi decisión está por los tradicionales, ésto no demerita el hecho de que mis ultimas adquisiciones son puramente electrónicas debido al costo entre uno u otro. Los libros físicos siguen siendo caros lamentablemente. Pero, sin pensarlo, una vez que considero un libro lo bastántemente bueno (y aunque lo haya leído ya) y vale la pena, me esfuerzo un poco en comprarlo, y de ser posible, en pasta dura.

¿Tu que prefieres?


Imagen del Header Pexels

Jorge Hernandez :: http://jorgeluis.com.mx

    ¿Por que desinstalar facebook me hizo feliz?