Hoy como todos los años, se inicia el ciclo escolar. Aunque bueno, no es como todos los años, ya que comúnmente pasan desapercibidos para mi. Pero hoy no, hoy realmente es importante y valioso.

Hoy desperté a mi hija antes de las 8 am. Normalmente la hora en la que despierta aborda entre 8 y 9 am, pero hoy tenia que levantarse pronto para alistarla, arreglarla y llevarla finalmente al pre-escolar.

Para un padre apegado a su hija, es supercomplicado dar este paso. Un padre (incluso creo que mas que una madre) es supersobreprotector, al grado de querer saber todo lo que ocurrirá durante el tiempo en que uno no estará con ella.

Ahora multipliquemos eso un poco cuando un padre es paranoico. Realmente exagero (o no?), pero veo pasar ante mis ojos los recuerdos de toda su vida. Desde que ha nacido, el tiempo que ha estado en mis brazos, cuando por fin ha comenzado a caminar, saltar, hablar, bailar, etc. Y te das cuenta que el tiempo va sobre la marcha y no te has parado un poco para recapitular, asimilarlo y seguir adelante (aunque normalmente lo haces inconscientemente).

Si, lloró cuando me fui. La dejé finalmente en el aula. Tiene que aprender y darse valor para no depender siempre de nosotros (los padres). Tiene que darse cuenta que hay mas personas dispuestas a mostrarles cosas interesantes, tiene que conocer y socializar, y enfrentar problemas por su parte. Y aunque nosotros los padres siempre queremos estar ahí para ayudarlos, es necesario que vean por ellos mismos solos.

Y yo, tengo que aprender que está creciendo en éste mismo instante, mientras yo tecleo y tecleo. Tengo que aprender que la expansión del universo es irreversible y que si tu que eres padre como yo, debes darle todos los momentos que puedas sin dudarlo un solo minuto, que luego puede ser demasiado tarde.


Imagen del Header Bygone Days by yuumei

Jorge Hernandez :: http://jorgeluis.com.mx

    Enero, ProxyEl Tercer Piso