En los últimos días me he sentido algo distinto, los cambios en la vida siempre nos afectan y quisiéramos que estos cambios nunca se dieran. De pronto nos vemos tan afectados al salir por la tangente aventandonos cual fuerza centrípeta nos arrastrara por el piso.

Quisiera compartir un cuento que desde siempre me ha gustado como todos aquellos cuentos que Oscar Wilde nos regala para sentirnos de distintas maneras, y en esta ocasión, yo, al igual que la princesa, ordeno, "que todos los que entreis a palacio no tengan corazón".

Érase una vez, en un palacio enorme y lejano, una princesa que cumplía 13 años. En su fiesta de cumpleaños se celebró un gran banquete.

Había músicos, payasos, magos y un enano saltimbanqui bizco, rechoncho y feo que era en realidad; el único capaz de hacerla reír.

- Sigue bailando para mí - Dijo la princesa, pero el enano ya estaba exhausto de dar volteretas y saltos, así que paró un rato para descansar.

La princesa se entristeció y se marchó a sus aposentos.

El enano recorrió el palacio en busca de la habitación de la princesa. Pensaba que no era feliz allí y quería decirle que se fuera a vivir con el al bosque, que siempre la haría reír y pasarían felices el resto de sus vidas.

Cuando al pasar delante de una sala, vio frente a él lo más horrendo que había visto jamás: Un ser de ojos grandes inyectados en sangre, con colmillos y garras. De pies grandes y peludos. Cual fue su sorpresa y horror cuando descubrió que era el mismo reflejado en un espejo.

Un soldado de la corte lo encontró tirado en el suelo e hizo llamar a la princesa y al médico de palacio.Cuando la princesa llegó - ¡Vamos! Levántate. Quiero que me hagas reír -, le dijo. El médico se agachó, le tomo el pulso. – Princesa, ya nunca podrá haceros reír -, dijo éste.

- ¿Por qué? - preguntó la princesa.

- Por qué se le ha roto el corazón -

Entonces la princesa respondió: - desde hoy, ordeno que todos los que lleguen a palacio, no tengan corazón -

Y colorín, colorado... se nos están acabando las cerillas

El cuento que he citado, es una versión que se menciona en una de mis películas favoritas, pero por el momento no diré cual para escribir sobre esta en un post especial ya que lo amerita.

Jorge Hernandez :: http://jorgeluis.com.mx

    Tesis: Una pelicula de Alejandro AmenabarWilliams Shamir